Urgen a DACO reglamento de emergencia sobre “ley limón” de generadores eléctricos

El representante Jorge Navarro Suárez hizo un llamado el lunes al Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) para que publique un reglamento de emergencia relacionada a la recién aprobada “Ley de Cumplimiento de Garantías de Generadores Eléctricos”, también conocida como la ley limón de plantas eléctricas.

Esto, ante la falta de servicio de energía eléctrica que experimentan millones de abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) debido al terremoto del martes pasado.

“Esta medida, la Ley 107-2019 de mi autoría fue aprobada en agosto de 2019 con el propósito de garantizar la efectividad de las garantías de los generadores eléctricos y proveer remedios claros de reembolso reglamento de emergencia que establezca los protocolos administrativos correspondientes para el manejo de los reclamos de los consumidores bajo la nueva ley limón de plantas eléctricas”, dijo Navarro Suárez en declaraciones escritas.

El legislador añadió que “la garantía de estos artículos de primera necesidad es un elemento esencial en la toma decisional del consumidor al momento de comprar una planta nueva. Bajo la ley limón que logramos aprobar el no honrar fielmente la garantía de estos equipos conllevará la cancelación del contrato de compra y la devolución íntegra del precio pagado por el consumidor. Por tanto, urge que el DACO inicie una campaña educativa sobre esta importante ley”.

Navarro Suárez detalló que además de establecer garantías mínimas de los generadores eléctricos, esta ley autoriza al DACO a preparar un folleto informativo uniforme que contenga los derechos y responsabilidades del consumidor bajo el nuevo estatuto. Del Departamento preparar dicho folleto uniforme, los vendedores tendrán que proveer el mismo a todo consumidor que adquiera un generador eléctrico nuevo, lo que fomenta la educación y conocimiento de los consumidores.  

El legislador dijo que entiende que al día de hoy el DACO no ha preparado este folleto informativo, por lo que los vendedores de estos equipos no están aún obligados a suministrárselo a los consumidores.

“Nuestra medida es bien abarcadora y procura hacerle justicia al consumidor en un momento de crisis como el que atravesamos. Se trata de un proyecto de emergencia que requiere atención inmediata por parte del DACO”, concluyó.