6 de Diciembre de 2022

[VIDEO] Aseguran Trump no puede revocarle ciudadanía a puertorriqueños

Por el 14 de Noviembre de 2016

El controvertible y recién electo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está imposibilitado a revocarle la ciudadanía a cualquier persona nacida en alguno de los 50 estados de esa nación o en alguno de sus territorios, así lo indicó hoy el senador popular, y profesor de Ciencias Políticas, Ángel Rosa, en respuesta a rumores que se han desatado en la isla sobre las posibilidades de que el gobernante, quien ha mantenido un discurso anti inmigrante, pueda arrebatarle la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños.

 

Certificate of US Citizenship, fingerprint card, Declaration of Intention and Passenger Manifest documents isolated on white

El senador y profesor de Ciencias Políticas, Ángel Rosa, contestó a rumores que señalan la posibilidad de que el recién electo presidente pueda revocar la ciudadanía a los puertorriqueños como parte de su política anti migratoria. (Archivo)

“El gobierno de los Estados Unidos no le puede revocar la ciudadanía a nadie y eso está claro, no solamente en las leyes de inmigración, sino en un caso famoso que decidió el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el año 1967 que se llama Afroyim versus Rusk”, explicó el senador hoy durante una de sus transmisiones en vivo a través de su página en las redes sociales.

“Este caso se trata de un inmigrante polaco que también era judío, de nombre Beys Afroyim, que ejerció su voto en una elección en Israel mientras era ciudadano de los Estados Unidos. Ustedes saben que la ciudadanía de los Estados Unidos es una de las pocas en el mundo que no acepta la doble ciudadanía. Si usted es ciudadano de Estados Unidos, usted no puede ejercer la ciudadanía de ningún otro país, o al menos eso dicen las leyes aunque a raíz de este caso eso se liberó”, añadió.

En el caso de Afroyim versus Rusk, el Tribunal Supremo sostuvo que ningún ciudadano estadounidense puede ser privado de su ciudadanía a menos que sea por voluntad propia que renuncia a esta. El Tribunal decidió que el derecho de Afroyim de retener su ciudadanía estaba garantizado por la “cláusula de ciudadanía” de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos.

“El árbitro final de cualquier ley o política federal que se entienda va en contra de los derechos de cualquier ciudadano, es el Tribunal Supremo y nadie puede revocar sus decisiones. Por lo tanto, desde 1967 está establecido que es imposible revocarle la ciudadanía a ningún ciudadano”, sostuvo el Senador, experto en política.

Acerca el anuncio hecho recientemente por Trump sobre la deportación masiva de inmigrantes indocumentados, el también profesor explicó que la autoridad del Primer Ejecutivo estadounidense no es tan extensa como para revocar leyes migratorias sin el consentimiento del Congreso, aunque admitió que cada presidente entrante trae consigo su propia política federal.

“La política del gobierno federal cambia de acuerdo a cada presidente y este ejerce su prerrogativa de dar instrucciones de cómo se va a actuar, pero, que quede claro, si usted es un inmigrante ilegal hay un debido proceso que tienen que respetarle aunque sea indocumentado. Hasta los que no son ciudadanos tienen derechos y protocolos que hay que respetar a la hora de trabajar con los problemas de migración. Los que son residentes legales esos no pueden ser deportados y mucho menos por una deportación caprichosa”, indicó Rosa.

“Aunque él diga eso y sea su intención, las leyes de inmigración que están vigentes no se pueden cambiar a menos que hayan leyes nuevas en el Congreso, o sea, que sea ese cuerpo el que cambie estas leyes. Las reglas establecidas solamente las cambia el Congreso. Para que se cambien esas reglas de tolerancia hacia la inmigración, tiene que intervenir el Congreso y aunque es republicano, hay muchos hispanos que pertenecen y por lo menos uno puede advertir que esa batalla puede ser larga”, auguró el líder popular aunque no indicó cuán probable pudiera ser que el recién electo Congreso republicano pueda impulsar tal medida con un voto mayoritario.

Rosa advirtió, sin embargo, que el poder de cambiar estas posturas queda en manos de la ciudadanía y su poder militante de denuncia.

 

image_print

You must be logged in to post a comment Login