5 de Diciembre de 2019

[VIDEO] El Boricua: un espacio de cultura en las calles de Río Piedras

Por el 12 de Mayo de 2017

A varios pasos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras existe otro mundo educativo. En la esquina de la calle Saldaña, el negocio “El Boricua” se ha dado a la tarea de instruir sobre la música, la historia y la cultura puertorriqueña, todo a través de bebidas, bailes y un ambiente de entretenimiento.

Omar Cruz Colón, actual propietario de “el bori”, como muchos universitarios lo llaman, adquirió el lugar cuando ya tenía 18 años de historia. El “love story” de Cruz Colón comenzó cuando luego de un día de trabajo llegó hasta el negocio a darse una cerveza y vio allí una oportunidad de negocio.

Luego de mostrar su interés por comprar aquel sitio, el exdueño lo estudió por un tiempo hasta que se lo vendió en el 2005. Cuando Omar y su hermano, Ferdinand Cruz Colón, adquirieron el establecimiento, era un 30 por ciento de la estructura actual. Sin embargo, según mencionó, desde el momento en que El Boricua fue suyo, más que un “chinchorreo”, vio allí la posibilidad de crear un entorno cultural y educativo.

Luego de diez años, El Boricua es punto de encuentro tanto para jóvenes universitarios como para personas de más de 80 años, según aseguró el dueño. Además, explicó que es un espacio donde de martes a sábados hay distintas ofertas musicales que a la vez educan a las personas sobre la cultura.

Los hermanos Cruz Colón adquirieron El Boricua en el 2005 y desde entonces ha sido un espacio de entretenimiento y cultural.

Los hermanos Cruz Colón adquirieron El Boricua en el 2005 y desde entonces ha sido un espacio cultural y de entretenimiento. (Jaime Rivera/CB)

Han pasado los años y la economía ha decaído, pero Cruz Colón afirma que se han mantenido vigentes gracias a que los universitarios, particularmente, “están pendientes a la propuesta musical cultural, consumen mucha energía, dan feedback a través de las redes e invitan a más gente”. Igualmente, se han mantenido fieles a su propuesta cultural-musical original, con las bandas en vivo y hasta con la vellonera, que según aseguró, se roba la atención.

Las paredes del negocio son también muestra del compromiso con el arte en Río Piedras. Como parte de “Fuego a la lata”, una propuesta para mejorar el sector riopedrense a través del arte, Joshua Santos pintó un jíbaro, entre otras cosas, dentro del negocio.

Sería lógico que al estar ubicados tan cerca de la institución educativa más grande del país, El Boricua tenga repercusiones en la vida universitaria. Durante más de tres décadas, el negocio se ha encargado de dar seguridad al área al mover un flujo de personas enorme, explicó Cruz Colón. Asimismo, con propuestas como la de los jueves, donde hay pleneros, bomba o reggae, se van creando ambientes educativos al que entiende el propietario que es importante exponer a la cepa de estudiantes nuevos que van llegando al recinto.

Durante la época de huelga que vive el sistema UPR, la famosa esquina de diversión, especialmente los jueves por la noche, se sigue llenando e incluso el negocio es testigo de las conversaciones que se dan entre reuniones de líderes estudiantiles y movimientos sindicales, reveló Cruz Colón.

El establecimiento cuenta con un segundo piso que se utiliza para diversas actividades como talleres, proyectos comunitarios, fiestas, actividades de recaudación de fondos para viajes, entre otros. Dependiendo el propósito para el que se quiera utilizar, “decidimos si cobrar o no”, explicó el dueño y también chef del restaurante vecino, Flor de Parcha.

Ambos negocios le pertenecen y aunque comparten el concepto cultural, se diferencian principalmente por lo que se sirve. Sin embargo, este empresario ha escogido a Río Piedras como terreno para construir sus sueños en dos ocasiones. A pesar de que el antiguo municipio ha sufrido duros golpes económicos, Cruz Colón sigue viendo ahí una comunidad con potencial de desarrollo económico.

Es por eso que sus metas de negocio son seguir mejorando el área, brindar más seguridad y limpieza y, sobre todo, crear un movimiento atractivo para que se sigan abriendo más mercados mutliculturales.

Reconociendo que en Río Piedras se necesita valor para crear una propuesta económica y estar dispuestos a empezar desde cero, Cruz Colón insta a que apuesten allí sus inversiones. Esa fue su actitud hace algunos años. Con una mirada creativa se asomó a aquella barra, que hoy, mucho más que un ámbito de entretenimiento, es una zona educativa y exponente cultural.

Luego del recuento de la trayectoria de El Boricua, Cruz Colón reveló entre líneas la clave del éxito al confesar que, para invertir allí “hay que tener corazón, no dinero”.

image_print

You must be logged in to post a comment Login