15 de Septiembre de 2019

[VIDEOS] Envían 205 perros de Puerto Rico a Estados Unidos para adopción

Por el 25 de Agosto de 2017

Rezulina (derecha)
junto a Olivia, en su visita al veterinario antes de viajar.
(Suministrada)

Rezulina es una perrita tímida y amorosa que esperó pacientemente para ser adoptada durante 11 años en el Santuario de Animales San Francisco de Asís (Sasfa) en Cabo Rojo. Esta “senior” de ojos color café y pelaje corto fue abandonada en los predios del santuario junto a su hermanito Alberto poco después de nacer. Allí permaneció hasta el pasado miércoles, 23 de agosto, cuando su entereza fue recompensada con un viaje a Florida en busca de una familia.

Pero Rezulina no viajó sola, fue acompañada por otros 204 perros –en su mayoría satos y adultos– que vivían en  varios albergues y santuarios de Puerto Rico. Los canes fueron seleccionados por la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos (HSUS, en inglés) para integrar la “Operation Grey Muzzle” (Operación Hocico Gris), una iniciativa dirigida a fomentar la adopción de perros satos y “seniors” en EE.UU. además de aliviar la carga de los albergues del país, que están llenos a capacidad. Un perro se considera “senior” cuando tiene ocho años o más.

“El propósito del viaje es que en Estados Unidos hay un movimiento creciente de que adopten perros ‘seniors’. Un perro senior, si es saludable y bien cuidado, puede vivir hasta los 16 años. Lamentablemente, aquí [en Puerto Rico] no hemos tenido mucha suerte con adopción ‘senior’ y también está el factor sato […] A pesar de que el sato es una ‘raza’ muy puertorriqueña, aquí mucha gente interesa adoptar perros de raza y en el santuario la mayoría de los animales son satos”, explicó a CB en Español Stella Ramírez Rodríguez, quien es la secretaria de la Junta de Directores de Sasfa y estuvo a cargo de coordinar el envío y preparar los canes del santuario que fueron escogidos.

Sobre los 35 canes que salieron de Sasfa –donde actualmente permanecen unos 135 perros y 75 gatos–, Ramírez Rodríguez destacó que la mitad eran “seniors”, satos y saludables mientras que la otra mitad eran adultos jóvenes y un cachorro. También viajaron algunos perritos con condiciones especiales, tales como diabetes. La preparación de los animales tomó unos cuatro meses y requirió un gasto de cerca de $5,000 en evaluaciones, aseo y certificaciones veterinarias.

En el “Operation Grey Muzzle” participaron, además del Sasfa, el Santuario Villa Michelle en Mayagüez y otros dos albergues, uno en Arecibo y otro en Ponce. De acuerdo a Ramírez Rodríguez, los canes fueron enviados a diversos refugios en la costa este de Estados Unidos –Florida, North Carolina, Virginia, Washington D.C. y Maryland– donde ya están disponibles para adopción. La HSUS se comprometió a notificar las adopciones cuando ocurran.

El “Operation Grey Muzzle” de la Sociedad Protectora de Animales trasladó a 205 perros hacia Estados Unidos el miércoles con el propósito de lograr que sean adoptados. (Foto por Damián Ruiz Limonta)

De otro lado, la organización Wings of Rescue, que se dedica a transportar perros y gatos en aviones privados a través de Estados Unidos y Canadá para promover adopciones, donó los vuelos que permitieron realizar el envío de perros más grande desde Puerto Rico a la nación norteamericana hasta ahora.

“Fueron viajes privados solo para los perros, se maximizó el espacio, y se habilitó para que viajaran los perros acompañados de personal del Humane Society”, indicó Ramírez Rodríguez.

The Sato Project Pittsburgh Aviation Animal Rescue Team, GreaterGood.org, The Grey Muzzle Organization, Big Dog Ranch Rescue, Grace Park Animal Hospital, y otras entidades también colaboraron en el envío.

Falta mucho por hacer

El consenso entre organizaciones que luchan por el bienestar animal en Puerto Rico es que hay sobre 500,000 perros y un millón de gatos abandonados en las calles del país. Por ello, voluntarios como Ramírez Rodríguez apuestan a la educación para, poco a poco, mejorar la calidad de vida de los animales en la isla y aumentar la tasa de adopciones de los que ya residen en santuarios y albergues.

“Con los esfuerzos que hemos hecho para educar a la gente, la gente está más dispuesta a adoptar satos, pero falta todavía más. Mucha gente está acostumbrada a comprar perros. Hay una percepción equivocada de que los animales que están en los santuarios o albergues son animales defectuosos o que tienen problemas. Y no es así”, manifestó la mujer quien labora en la causa hace 11 años.

Según datos de la Sociedad Protectora de Animales de Puerto Rico (HSPR), en la isla se entregan más de 50,000 animales anualmente en los albergues y centros de control. La mayoría de ellos son mascotas adoptables pero, por falta de espacio, el 90% de ellos son sacrificados.

“Los refugios de Puerto Rico no tienen otra opción. Se quedan sin espacio y desafortunadamente tienen que sacrificar los animales para tener más espacio. Es desconsolador para el equipo y devastador, porque esos animales podrían ser adoptados”, manifestó esta semana Kimberly Alboum de HSUS a The Associated Press.

image_print

You must be logged in to post a comment Login